En 1148, Tánger sucumbió bajo las fuerzas del Califa Almohade, Abd El Moumen y en 1196 por Yacoub El Mansour.

Durante el siglo XIII, el comienzo de la era Merinida, la plaza de Tánger conocerá algunos años de independencia con el Emir El Hamdani.

A su muerte, a manos de sus propios súbditos, le sucedió su hijo. Por aquellos años y ya bajo el reinado de Yacoub Ben Abdelhalak, Tánger sufrió un tremendo asedio por tierra y por mar.

En 1359 la ciudad es conquistada por Abu Salem, hermano de Abu Inam, que viniendo de la España conquistada tomó el trono.

Continuando con las vicisitudes en la historia de esta ciudad con destino universal, he de mencionar a un explorador, escritor y geografo conocido mundialmente, Abu Abdellah Mohamed Ben Ibrahin El Luati El Tangi, conocido por Ibn Batouta. Nacido en Tánger en 1283. Siendo contemporáneo de Marco Polo, su imagen y su fama no fue nunca ensombrecida por este.

Viajero impenitente, dedicó su vida al estudio de la geografía. Ibn Batouta murió en 1377.

En 1889, cuando el Sultán Moulay Hassan visitaba la ciudad de Tánger, declaró su tumba como el santuario de Sidi Ahmed Ben Allal. Se dice que comentó: "Esta tumba que veis aquí, no es otra que la del célebre Ibn Batouta, que será venerada por todos".

 

Pulsar para continuar